miércoles, 9 de noviembre de 2011

Civilizaciones agrícolas de Oriente















http://youtu.be/xqOaIv3uWa0


Las civilizaciones más antiguas del subcontinente indio emergieron en el valle del río Indo, alrededor del 2500 a.C.

Abarcaban cerca de un centenar de pueblos y dos ciudades importantes: Harappa y Mohenjo-Daro. Estas ciudades en conjunto dominaban el área más extensa de todas las civilizaciones antiguas: más de un millón de kilómetros cuadrados. Al igual que las civilizaciones de la Mesopotamia y Egipto, dependían de su río. Como el Nilo, el Indo se desbordaba todos los años, inundando extensas zonas y depositando sedimentos fértiles.

Este inmenso potencial agrícola fue la base sobre la cual se desarrolló el urbanismo en torno al río Indo.

Primeros agricultores

Las excavaciones realizadas indicaron que los primeros agricultores pertenecían al séptimo milenio a.C., en una región comprendida entre las colinas de Beluchistán y la llanura indogangética. Esta área presenta tierras altas (especiales para el pastoreo en verano), y ríos permanentes que desaguan en la llanura de Kacchi.
Hacia el año 6000 a.C. se construyeron casas de ladrillo y barro y fabricaban herramientas de hueso y pedernales pulimentados, hachas pulidas y piedras de amolar. Ejemplares de estas herramientas fueron encontradas en Mehrgar.

La civilización del Indo
Las complejas sociedades de la llanura de Kacchi fueron el preludio de la colinización final del valle del Indo. En un principio estuvo habitada por grupos de agricultores. Luego comenzaron a aparecer ciudades fortíficadas. A esta época se la conoce como "Período Inicial del Indo".
Esta fase formativa culmina en el "Período Desarrollado del Indo" (2800-2500 a.C.), cuando la diversidad regional primitiva fue reemplazada por la uniformidad cultural y se creó una única provincia que abarcaba toda la llanura del Indo.

Hacia el año 2500 a.C. se había desarrollado una compleja civilización urbana ampliamente comparable a la de Egipto y Mesopotamia.
Recursos económicos
Agricultura. Los principales cultivos alimenticios eran el trigo y la cebada, que se sembraban en la primavera, cuando las aguas de la inundación retrocedían y crecían con un mínimo de esfuerzo. También cultivaban el sésamo, las legumbres, los dátiles y el melón.
También se cultivaba arroz en algunos lugares, pero sólo se convirtió en una planta de cultivo fundamental cuando los asentamientos se extendieron hasta el río Ganges Medio y Bajo, después del 1500 a.C.
Textiles. Un fragmento de algodón tejido proveniente de Mohenjo-Daro es la prueba más antigua del uso de los textiles de algodón en el mundo antiguo, siendo éste el textil más importante de India hoy en día.
Ganadería. Los hombres de la civilización del Indo criaron una amplia gama de animales domésticos, entre otros, el asno, bueyes, el ganado con joroba de India, el búfalo de río, el elefante, animales que desde entonces se han considerado como elementos típicos del escenario rural indio.
Industria. Combinaban con la agricultura y la ganadería, la metalurgia y la alfarería. Aprovechando la fuerza de los animales tanto en el transporte como en el arado, cargaban materias primas y bienes destinados al consumo interno y al intercambio comercial.
Comercio. Las ciudades del Indo comercializaban no sólo productos agrícolas, sino con metales, como el oro, plata, plomo y estaño, joyas y piedras semipreciosas (lapislázuli y turquesa), herramientas, utensillos y cerámicas. Sus huellas han aparecido en documentos sumerios y acadios que registraban el comercio de oro, ébano y cornalina con naves que fueron identificadas por los historiadores como procedentes de esta región.
Organización política y social

Lamentablemente es poco lo que se sabe acerca de la organización política y social de esta civilización, o de sus creencias religiosas, en especial por el hecho de que India iba a convertirse, en épocas posteriores, en la cuna de dos grandes religiones del mundo: Hinduismo y Budismo, y de muchos célebres santos.
Cultura

Estas civilizaciones construyeron ciudades inteligentemente pensadas y planificadas. Además de los cultivos mencionados anteriormente, desarrollaron su propia escritura, diseñaron joyas y moldearon figuras de terracota.

Escritura. Junto con el comercio, surgió un sistema de escritura con caracteres y signos inscritos en sellos de barro cocido que no han sido descifrados totalmente. Algunos de estos caracteres todavía no descifrados, comparten una gran semejanza con caracteres encontrados en la isla de Pascua.

Estatuillas. En 1946, Sir Mortimer Wheeler, descubrió en Harappa, cientos de estatuillas de terracota. Estas figuras femeninas eran más estilizadas que las antiguas y abultadas diosas de la fertilidad. En algunas de ellas se encontraron collares e incrustaciones de metales preciosos.

Fueron también descubiertas otras artesanías, tales como reproducciones de carretas en miniatura, tiradas por animales; figura de animales de la región (rinocerontes, tigres, monos, elefantes y búfalos).

La cantidad de artesanías encontradas, así como los variados diseños, demuestran que esta industria era tan importante para el comercio como la agricultura o la metalurgia.

Ciudades. Los sitios más grandes eran las ciudades de Harappa y Mohenjo-Daro. Su plano consiste en un montículo elevado o ciudadela que dominaba un área residencial más extensa. Las ciudadelas parecen haber contenido edificios de naturaleza religiosa, ceremonial y administrativa, pero no existen restos de ningún palacio. En algunos lugares el trazado de la ciudad es evidente, con huellas de una red regular de calles cruzadas. Los habitantes más pobres moraban en viviendas de una habitación. Utilizaban en la construcción ladrillos cocido de un tamaño estándar: 24 x 14 x 7 cm. Las casas individuales tenían baños y excusados que se vaciaban en un receptáculo de cerámica o directamente en el desagüe de la calles
Fin de la civilización

El colapso de esta civilización pudo obedecer a cambios climáticos, o a una variación del curso del río, alrededor del 1600 a.C.
Los signos del colapso son anteriores a las invasiones de los pueblos indoeuropeos procedentes de las estepas, que con gran facilidad se adueñaron de la región gracias a las armas de bronce y los carros de combate.

LA ANTIGUA CIVILIZACIÓN CHINA 

 


La civilización china se ubicó al oriente del Asia, en el valle central de los ríos Hoang Ho (Amarillo) y Yang Tse Kiang (Azul), región caracterizada por su gran fertilidad, propicia para el desarrollo de la agricultura.

 
Desde el año 2200 a.C. se fueron alternando en el gobierno del imperio distintas dinastías, la primera de ellas fue la dinastía Hsia y a partir de ella se sucedieron períodos de unificación y fragmentación. En el año 221 a.C., el rey Quin Shi Huang, fundador de la dinastía Quin, se proclamó emperador y unificó bajo su mando toda China.
La Gran Muralla China fue construida por el emperador Quin Shi Huan para defenderse de los pueblos asiáticos y alcanza hoy los 6.000 kilómetros de longitud. Es la construcción humana que se ve mejor desde el espacio.
Las dinastías posteriores ampliaron los territorios y cimentaron el esplendor de China, aunque también hubo períodos de decadencia y de invasiones extranjeras.
La sociedad china tradicional estaba fuertemente jerarquizada. En la cúspide social se encontraban los miembros de la familia imperial y la poderosa clase de los mandarines, funcionarios letrados que controlaban el gobierno. A continuación se encontraba una minoría de comerciantes y artesanos, y, por último, el campesinado.
La cultura china alcanzó un desarrollo espectacular a partir del siglo V a.C. El sabio Confucio predicó la necesidad de formar un grupo de caballeros virtuosos que dirigiera el país y que sirviera de ejemplo al pueblo. La doctrina religiosa, el taoísmo buscaba la vuelta a la sociedad agrícola primitiva con formas de vida más naturales.

No hay comentarios.: